veintiuno de marzo


Quiero ser el café
que manchó tu nariz esa mañana a tu lado.
Quiero ser el humo
que sale de tus labios,
rozando tu piel
acariciando tu pelo
y alejándome de ti para siempre hasta el cielo.
Quiero ser el sueño
que tuviste aquella noche sin mí,
quiero ser dueño
de cada uno de los días en los que piensas en mí.
Y tres palabras,
tres palabras para ti.
Vuelve.
Vuelve, a Madrid.

Twitter icon

1 estrellas fugaces:

♀♂ dijo...

Preciosas palabras.

Publicar un comentario