Ecuación perfecta


Humo que golpea en la ventana
como ave que se escapa de su nido.
Corre, vuela sin tus alas
grita sin voz desde el olvido.
En un rincón de la noche te pienso,
te sueño, recordando tu mirada
esos ojos que nunca he visto,
como luceros de la madrugada.
Te desnudo sin tocar tu piel
para verte sólo debo soñar
como una ecuación incompleta
donde uno es tres y tres es par.
Perdiendo mi mirada en el asfalto
buscando tu recuerdo en el camino
casi te veo, casi me escapo
pero sólo me pierdo contigo.
Humo que golpea tu cama
mientras pasa una estrella fugaz
perdiendo besos en tu almohada
donde dos es uno, y uno es par.
Twitter icon

1 estrellas fugaces:

Un paranoico dijo...

Está muy bien... has pensado ponerle música y ampliar ese poema, sonaría genial.

Publicar un comentario