La urraca que no quiso ser


Mirada de noche oscura
sonrisa de perro fiel
labios de dulce locura
luna llena por su piel.
Palabras que en su boca escribo
verso a verso, cada vez
que sus labios no suspiran
que sus ojos no me ven.
Nunca escribirá mi nombre
junto al suyo en un papel
Y sin embargo, te sueño
mientras tu sueñas con él.
Luciérnagas que no duermen
por querer y no poder.
Twitter icon

1 estrellas fugaces:

Lunhe dijo...

Parece que todo el mundo está condenado a soñar alguna vez con lo inalcanzable, con lo fácil que sería que dos sueños se cruzaran.

Publicar un comentario